Vicente Fox Quesada de León, Guanajuato nació el 2 de julio de 1942, es un político y empresario mexicano, militante del Partido Acción Nacional, que se desempeñó como presidente de México del 1 de diciembre de 2000 al 30 de noviembre de 2006. Su elección marcó el final de un período de más de 70 años en el que todos los presidentes de México fueron militantes del Partido Revolucionario Institucional o de los partidos que dieron origen a éste.
En el año de 1997 Fox había manifestado públicamente su interés por ocupar la Presidencia de la República, cargo para el cual sería habilitado solamente tras la reforma constitucional del artículo 82 en 1993 que permite a los mexicanos por nacimiento, hijos de padre o madre de origen extranjero nacidos dentro de territorio nacional aspirar al puesto. Se hizo de la candidatura presidencial el 14 de noviembre de 1999.
Fue una larga campaña política que duró más de 2 años la cual se caracterizó por implementar novedosas estrategias de mercadotecnia política, contó con el apoyo de diversas instituciones, una de las más polémicas fue la llamada Amigos de Fox cuyo titular Lino Korrodi fue acusado de permitir recursos provenientes del extranjero y de otras fuentes desconocidas, dicho financiamiento había sido efectuado durante la pre-campaña, evitando así incurrir en delito electoral alguno.
En el año 2000 Fox, representando a la Alianza por el Cambio (compuesta por el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)), y con el apoyo del candidato del ahora extinto Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), logró un histórico triunfo sobre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quien estaba representado por Francisco Labastilla Ochoa, con casi el 42,5% de los votos, lo cual es suficiente en la legislación electoral mexicana para declarar a un candidato ganador.

¿COMO SE CONSOLIDA EL PAN?

El PAN es un partido político que se autodenomina humanista y afín a las ideas de la democracia cristiana; sus miembros consideran que se encuentran en el centro-derecha del espectro político. Los analistas y los miembros de otros partidos lo ubican ideológicamente en la derecha.
Su estructura se basa en la formación de cuadros políticos y cuenta con un extenso cuerpo normativo que determina su vida institucional.
Fundado en 1939 por Manuel Gómez Morín junto con Efraín González Luna, Adolfo Christlieb Ibarrola, Rafael Preciado Hernández y otros, el PAN fue durante siglo XX, el principal partido opositor en México, situación que cambió al gobernar varios estados desde 1989 y a nivel federal con la integración de un bloque opositor en la LVII Legislatura en 1997 y con el triunfo de Vicente Fox Quesada a la Presidencia de la República con la Alianza por el Cambio en el año 2000.

PLATAFORMA POLÍTICA ELECTORAL DEL PRI Y EL PAN

PAN PRI
Una reforma fiscal integral que siente las bases para una recaudación tributariaIndependiente de los vaivenes del precio del petróleo en los mercados internacionales.Además que, en lo tributario simplifique las tasas y exenciones, favorezca impuestos al consumo y establezca estímulos a la inversión. Una política económica de Estado con visión de largo plazo que con el consenso y participación de la sociedad permita lograr un crecimiento sostenido que beneficie a todos los mexicanos.
Una política industrial para que los beneficios de la inserción de México en el comercio internacional sean aprovechados por todos los pequeños y medianos empresarios. Combatir y erradicar la alta propensión a importar, ya que mientras el producto crece al 5 %, las importaciones del país usualmente crecen arriba del 12 hasta el 14 o más puntos porcentuales. Esto nos lleva a altos déficits comerciales en la balanza comercial y, en consecuencia, a interrumpir el crecimiento económico y la generación de empleos.
Un nuevo programa de combate a la pobreza basado en la generación de riqueza e independencia en los beneficiarios, en lugar de regalos y dádivas que se entregan actualmente mediante los programas del gobierno. Realizar una reforma fiscal integral, que permita contar con mayores recursos para impulsar el desarrollo económico y social y abatir la pobreza.
Generación de empleos suficientes para satisfacer la demanda anual de nuevos participantes en el mercado de trabajo y una reducción sustancial de la tasa de desempleo existente en la sociedad. La meta es generar 1 millón 300 mil empleos anuales. Promover políticas que incrementen la productividad y la competitividad de la industria, el campo, el comercio y los servicios.
Apoyos para incrementar el ahorro interno de la economía.• Incrementar el ahorro interno del sector privado del 20-22 al 24-25% del PIB al tercer año de gobierno.• Incrementar el ahorro del sector público del actual 2% del PIB a por lo menos un 3% del PIB.• Tomando en cuenta nuestro objetivo de mantener el déficit de la balanza de cuenta corriente de la balanza de pagos a niveles aceptables, el ahorro disponible interno y externo, pasará de 25% a 30% del PIB. Realizar una reforma educativa que ofrezca a la gente, y en particular a las mujeres, las herramientas necesarias para su superación personal y para que cuente con mayor capacidad de contribuir al desarrollo del país.
Incrementar la productividad de la inversión, nuestra tasa de crecimiento podría llegar hasta el 7.5% anual. Impulsar la Política Industrial para que incentive y estimule el crecimiento económico, estimule el ahorro y la inversión y la reinversión de las utilidades e impulse las actividades que generan empleo.
Programas que incrementen los niveles de inversión extranjera directa haciaMéxico.• Fortalecimiento de la capacidad de supervisión de las reglas de competencia en los mercados.• Garantías jurídicas con leyes adaptadas a la nueva inserción de México en el concierto internacional.

• Apertura de alianzas estratégicas de las empresas paraestatales.

Abatir las altas tasas reales de interés, pues afectan negativamente a la economía y a la población al encarecer el financiamiento y desincentivar la inversión productiva, los negocios, el crédito y la creación de fuentes de trabajo. La propuesta es colocarlas a nivel de las principales economías del mundo,
Apoyo selectivo y temporal del gobierno al campo, en cinco áreas básicas: financiamiento, desarrollo tecnológico, mejoramiento de los mercados, desarrollo organizacional y modernización institucional. Controlar el endeudamiento público, cuidando que la política de deuda sea responsable, eficiente y sirva para complementar el ahorro interno, a la vez que compense los desequilibrios del sector externo. Para ello, es necesario ampliar los plazos actuales de vencimiento, diversificar la contratación de deuda por instrumentos, monedas, naciones y organismos acreedores y desarrollar un mercado de endeudamiento de largo plazo que favorezca la planeación presupuestal y ofrezca facilidades a los particulares.

Además que, en lo tributario simplifique las tasas y exenciones, favorezca impuestos al consumo y establezca estímulos a la inversión.Una política económica de Estado con visión de largo plazo que con el consenso y participación de la sociedad permita lograr un crecimiento sostenido que beneficie a todos los mexicanos.Una política industrial para que los beneficios de la inserción de México en el comercio internacional sean aprovechados por todos los pequeños y medianos empresarios.Combatir y erradicar la alta propensión a importar, ya que mientras el producto crece al 5 %, las importaciones del país usualmente crecen arriba del 12 hasta el 14 o más puntos porcentuales. Esto nos lleva a altos déficits comerciales en la balanza comercial y, en consecuencia, a interrumpir el crecimiento económico y la generación de empleos.Un nuevo programa de combate a la pobreza basado en la generación de riqueza e independencia en los beneficiarios, en lugar de regalos y dádivas que se entregan actualmente mediante los programas del gobierno.Realizar una reforma fiscal integral, que permita contar con mayores recursos para impulsar el desarrollo económico y social y abatir la pobreza.Generación de empleos suficientes para satisfacer la demanda anual de nuevos participantes en el mercado de trabajo y una reducción sustancial de la tasa de desempleo existente en la sociedad. La meta es generar 1 millón 300 mil empleos anuales.Promover políticas que incrementen la productividad y la competitividad de la industria, el campo, el comercio y los servicios.Apoyos para incrementar el ahorro interno de la economía.• Incrementar el ahorro interno del sector privado del 20-22 al 24-25% del PIB al tercer año de gobierno.

• Incrementar el ahorro del sector público del actual 2% del PIB a por lo menos un 3% del PIB.

• Tomando en cuenta nuestro objetivo de mantener el déficit de la balanza de cuenta corriente de la balanza de pagos a niveles aceptables, el ahorro disponible interno y externo, pasará de 25% a 30% del PIB.Realizar una reforma educativa que ofrezca a la gente, y en particular a las mujeres, las herramientas necesarias para su superación personal y para que cuente con mayor capacidad de contribuir al desarrollo del país.Incrementar la productividad de la inversión, nuestra tasa de crecimiento podría llegar hasta el 7.5% anual.Impulsar la Política Industrial para que incentive y estimule el crecimiento económico, estimule el ahorro y la inversión y la reinversión de las utilidades e impulse las actividades que generan empleo.Programas que incrementen los niveles de inversión extranjera directa haciaMéxico.

• Fortalecimiento de la capacidad de supervisión de las reglas de competencia en los mercados.

Garantías jurídicas con leyes adaptadas a la nueva inserción de México en el concierto internacional.

• Apertura de alianzas estratégicas de las empresas paraestatales.Abatir las altas tasas reales de interés, pues afectan negativamente a la economía y a la población al encarecer el financiamiento y desincentivar la inversión productiva, los negocios, el crédito y la creación de fuentes de trabajo. La propuesta es colocarlas a nivel de las principales economías del mundo,Apoyo selectivo y temporal del gobierno al campo, en cinco áreas básicas: financiamiento, desarrollo tecnológico, mejoramiento de los mercados, desarrollo organización y modernización institucional.Controlar el endeudamiento público, cuidando que la política de deuda sea responsable, eficiente y sirva para complementar el ahorro interno, a la vez que compense los desequilibrios del sector externo. Para ello, es necesario ampliar los plazos actuales de vencimiento, diversificar la contratación de deuda por instrumentos, monedas, naciones y organismos acreedores y desarrollar un mercado de endeudamiento de largo plazo que favorezca la planeación presupuestal y ofrezca facilidades a los particulares.

POLÍTICA INTERNA
INICIO SU MANDATO, CON TRES REFORMAS:
 REFORMA FISCAL:

Propuestas entre las que destacan las siguientes:

– Equidad: Consta de dos principios, el de beneficio y el de capacidad de pago. En el primero se establece que la gente debe pagar impuestos acorde con el beneficio que recibe del gobierno vía servicios. El segundo consiste en que la carga tributaria de una persona esté en función de su capacidad de ingresos.
– Justicia: Toda la población que realice alguna actividad económica debe pagar impuestos, sin exenciones.
– Eficiencia: Los recursos fiscales son por naturaleza escasos. Deben de usarse de la manera más eficientemente posible.
– Neutralidad: La política impositiva debe de afectar de manera mínima las decisiones de los participantes en la economía del país.
– Administración justa: El sistema fiscal debe ser correctamente administrado, operar con bajos costos y ser comprendido por todos los contribuyentes.
– La estructura tributaria debe facilitar el uso de la política fiscal.

REFORMA LABORAL:    

Las principales propuestas son:
– Eliminación del término “patrón” y su sustitución por “empleador”
– Obligatoriedad de la capacitación a empleadores y trabajadores, la sanción a quienes incurran en actos de hostigamiento sexual, posibilidad de que trabajadores y empleadores convengan la modificación de los días de descanso obligatorio, señalamiento preciso de derechos y obligaciones de ambas partes cuando apliquen alguna de las nuevas modalidades de contratación (de prueba y aprendizaje)
– Adecuación de la Ley Federal del Trabajo a fin de llenar algunas lagunas, precisar normas, eliminar contradicciones y referencias fuera de la realidad, incorporar definiciones y en general hacer las correcciones que sean necesarias al articulado.
– El respeto a la dignidad humana debe ser reconocida en toda relación laboral. No podrán imponerse condiciones que impliquen discriminación por ningún motivo.
– Se fomenta la productividad mediante la instrumentación de incentivos para los trabajadores.
– Se permite la libre sindicalización, y la obligación de éstos de registrarse ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social o ante las juntas de conciliación y arbitraje.
– Se revisa la organización y funcionamiento de las autoridades del trabajo.

REFORMA ENERGÉTICA:

Las propuestas son:
– Aumentar la participación del capital privado en los proyectos de desarrollo sectorial, garantizando un marco regulatorio que asegure las condiciones de certeza legal a las inversiones, reglas claras, transparentes y equitativas para todos los inversionistas, públicos o privados, y lograr una coexistencia de empresas públicas y privadas.
– Impulsar la participación de empresas mexicanas en los proyectos de infraestructura energética.
– Promover una reforma en el régimen fiscal de PEMEX, la CFE y LFC, de manera que sean más autónomas en el manejo de sus recursos, no incluyéndolas ya en el presupuesto de egresos más que en aspectos como los subsidios, y puedan tener una reinversión de sus utilidades para proyectos de modernización, incremento de su capacidad productiva, capacitación e investigación y desarrollo.
– Separación vertical de las actividades del sector eléctrico y acceso abierto a la red de transmisión para nuevos generadores y consumidores en el mercado, y la posibilidad de pactar contratos de compraventa entre ellos.
– Creación de un organismo rector del mercado de distribución y consumo de energía eléctrica, el cual regirá sobre los distintos participantes generadores y consumidores.
– Aplicación de subsidios con base en una política explícita, transparente y dirigidos a los sectores de la población que realmente los requieran. Además reflejar en el precio de los energéticos su impacto ambiental real.
– Diversificación de fuentes de energía, mediante el fomento de plantas hidroeléctricas, termoeléctricas, nucleares, eólicas, solares y de biomasa.
– Facilitar la instalación de plantas de almacenamiento y regasificación de gas natural licuado, al menos una en el Pacífico y otra en el Golfo de México. Previendo con ello un incremento ineludible e inminente en las importaciones de dicho insumo.
– Fomentar la obtención de certificaciones internacionales de calidad tales como la ISO 9000 o la ISO 14000.

Conflicto por el proyecto del aeropuerto de Texcoco

Desde el inicio de su mandato Vicente Fox se había comprometido a mejorar la infraestructura de México con la construcción de un nuevo aeropuerto en la zona metropolitana de la Ciudad de México, los gobiernos de Hidalgo y del Estado de México solicitaron la obra. Después de varios estudios de factibilidad el 22 de octubre del 2001 se determinó que la obra sería realizada en terrenos del lago de Texcoco. Para lograr esta obra fue emitido un decreto presidencial que expropiaba 4 mil 550 hectáreas, pertenecientes a ejidatarios, por las que se pagarían 7 pesos por metro cuadrado. Campesinos afectados hicieron varias protestas, el 2 de noviembre de 2001, los ejidatarios de San Salvador Atenco iniciaron los trámites legales, impugnando ante los tribunales federales el decreto expropiatorio.
En diciembre de 2001 los campesinos colocaron barricadas en los accesos principales a sus tierras para impedir la entrada de policías o maquinaria. Las protestas continuaron en diferentes zonas de la Ciudad de México durante varios meses y la molestia de los campesinos iba en aumento.
Finalmente debido a la inconformidad de los campesinos el 1 de agosto de 2002 la Presidencia de la República decidió cancelar el proyecto en Texcoco del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Creación de la AFI

El 1 de noviembre del 2001, por decreto es creada la AFI agencia la cual se encarga de combatir delitos federales como el secuestro, tráfico de drogas, la delincuencia organizada así como los delitos electorales, el decreto establecía dicha institución como parte operativa de la PGR.
Durante los primeros meses del 2005, se vio envuelto en un disturbio legal y político relacionado con el desafuero (pérdida de inmunidad política) del jefe de gobierno de la capital del país: Andrés Manuel López Obrador, quien acusó al presidente de confabularse en su contra. Días después, llegó a un acuerdo con Vicente Fox, mediante el cual la PGR no ejercería acción penal contra él. Esto provocó la renuncia del General Rafael Macedo de la Concha a la dirigencia de esa institución. Dicho acuerdo fue criticado por el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Mariano Azuela.
Otro conflicto en que se vio envuelto fue con el tráfico de influencias de los hermanos Bribiesca (hijos de Marta Sahagún). La diputada federal del PRD Martha Lucía Mícher Camarena, quien fue contendiente de Vicente Fox por la Gobernatura de Guanajuato en 1995, aseguro en octubre de 2005 que los Bribiesca se beneficiaron con $42 millones de pesos por comisiones y negocios con organismos del gobierno.

POLÍTICA EXTERIOR

La historia reciente de México, la política exterior entre 2000 y 2006 fue un ejercicio vacío que, si acaso, trajo más problemas que soluciones. Fueron muchos los cambios de forma y poca la sustancia que guiaron a la mayor parte de las acciones gubernamentales. La política exterior de Vicente Fox pasará a la historia por las oportunidades desaprovechadas, los errores de principiante cometidos, los pleitos gratuitos y la falta de oficio. Más aún, se le recordará por haber sido incapaz de explotar el capital político conseguido por una alternancia sin parangón en América Latina y, sobre todo, por los afanes protagónicos del propio titular del Ejecutivo, de sus dos secretarios de Relaciones Exteriores y hasta de su representante en Naciones Unidas, cuyas visiones del mundo y de la realidad distaban mucho de corresponder al lugar y las circunstancias de un país como México. Quizá la única dependencia que inició el sexenio 2000-2006 con un plan de navegación claro fue la Secretaría de Relaciones Exteriores, gracias a que su titular, Jorge Castañeda, trazo un mapa de lo que sería la política exterior. Se basaba en cuatro grandes pilares:


1._ Profundizar la relación con
América del Norte, particularmente con Estados Unidos.
2._ Consistía en buscar afanosamente la diversificación Política y comercial a partir de las relaciones existentes con los socios de
América Latina y Europa.
3._Incrementar la participación de México en foros multilaterales.
4._Basado en la promoción de una nueva imagen de México en el exterior para participar en el grupo de las democracias que defienden los derechos humanos, en el cual se consiguieron, si acaso, algunos logros como que México fuera electo para presidir el nuevo Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.
En todo caso, cuando se inició el sexenio, el escenario internacional pintaba como favorable para la consecución de algunos de estos objetivos: se seguía disfrutando de un clima de posguerra fría sin grandes altibajos y la elección del 2 de julio de 2000 daba a México un nuevo rostro. Sin embargo, prácticamente ninguno de estos proyectos alcanzó a llegar a puerto o salvarse de la catástrofe de la gestión foxista.

PRIMER PILAR: PROFUNDIZAR LA RELACIÓN CON

ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

El primer objetivo el más importante, era una propuesta audaz y, hasta cierto punto, novedosa, aunque ya desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) se había dado un fuerte golpe de timón en la política exterior de México para optar por el bilateralismo a ultranza con Estados Unidos. Así, se pasó de pronto de una relación tensa y distante con Estados Unidos a buscar una más cercana y más amplia, pero, sobre todo, una relación con un marco legal. El gran logro de Salinas en materia de política exterior fue firmar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá. Gracias a ese tratado se daba por primera vez un marco legal sustantivo a lo que ya era una relación muy intensa en la práctica, sobre todo entre México y su vecino del norte. La novedad en el proyecto de Castañeda radicaba en buscar la profundización de la relación, es decir que se trataría de incluir progresivamente todo aquello que quedó fuera del TLCAN, O sea todo lo que no fuera estrictamente libre comercio y que es propio de una relación de interdependencia compleja como la que tienen México y Estados Unidos, y en menor medida con Canadá. Al proyecto se le dio el nombre informal de “TLCAN-P1US”. El punto focal más inmediato de esta nueva estrategia de profundización de las relaciones con el principal socio de México era conseguir un acuerdo migratorio integral con Estados Unidos que permitiera ordenar el tránsito de migrantes mexicanos hacia ese país. La justificación para tratar de conseguir un acuerdo de esta naturaleza está a la vista: el flujo de migrantes de México a Estados Unidos es, por mucho, el mayor del mundo. Aunque la migración mexicana hacia Estados Unidos es ya un fenómeno histórico, ninguno de los dos países había hecho nada por regularla. Para Castañeda parecía una contradicción evidente que México fuera ya el segundo socio comercial de Estados Unidos y que, sin embargo, en el ámbito migratorio no hubiera acuerdo entre ambos países. Peor aún, frente a la “política de no tener política” al respecto del gobierno mexicano, desde mediados de la década de los noventa Estados Unidos tomó medidas unilaterales para contener el flujo migratorio que no había hecho más que crecer debido a las recurrentes crisis económicas mexicanas de las últimas décadas. Así las cosas, para fines de 2000 y debido a la estrategia de contención estadounidense los cruces fronterizos se habían vuelto de alto riesgo, encontrado la muerte en su intento por llegar “al otro lado”: más de un muerto por día. Ésta era una situación insostenible y vergonzosa. Era, por tanto, imperioso poner el tema migratorio sobre la mesa de negociación de la relación bilateral. A primera vista, los tiempos parecían favorecer una propuesta de este tipo. Vicente Fox había ofrecido hacer del tema migratorio una prioridad de su gobierno. Además, las circunstancias de su llegada al poder lo habían convertido en una suerte de “héroe democrático” que prometía verdaderos cambios en todos los sentidos. Por último, ya desde la campaña, Fox se había propuesto gobernar también para los 20 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, por lo que era visto como un verdadero campeón de la causa migratoria. Por su parte, George W. Bush, a diferencia de otros presidentes estadounidenses, había llegado al poder convencido de que la relación con México debía ser una prioridad. Quizá debido a su falta de experiencia en temas internacionales, pero también por la enorme importancia del voto latino -mayoritariamente de origen mexicano- para su futuro político, Bush prefirió acercarse más a Vicente Fox que a Tony Blair de Reino Unido ojean Crétien de Canadá, aliados tradicionales de su país. Así, cabe recordar que el primer viaje realizado por Bush apenas a una veintena de días de haber iniciado su mandato fue al rancho de Vicente Fox en San Cristóbal, Guanajuato. Ante tanta diferencia, todo hacía suponer que el momento histórico era idóneo para presentar la propuesta migratoria integral. El acuerdo migratorio nació del informe producido por un grupo de expertos de México y Estados Unidos convocado por el Carnegie Endowment for International Peace y el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Dicho grupo, en el que Castañeda participó sacó a la luz la complementariedad de los mercados laborales de México y Estados Unidos y sustentó, con realidades demográficas y económicas, que un acuerdo migratorio podía resultar benéfico para ambas partes. El hecho de que la poderosísima central de trabajadores AFL-CIO hubiera cambiado de posición con respecto al tema y que así quedara reflejado en los trabajos de este grupo parecía abrir enormes posibilidades a la negociación del acuerdo. La migración, según el informe de referencia, debía verse como una responsabilidad compartida entre ambos países. De las reflexiones que durante seis meses llevó a cabo este grupo, de nombre Grupo México-Estados Unidos sobre Migración, nació la propuesta de la “enchilada completa”, es decir de un acuerdo migratorio integral que incluyera:

1) La mejora del trato hacia los migrantes mexicanos, ampliando el acceso a las visas y a la regularización de su situación migratoria
2) ayudar a reducir la migración indocumentada por medio de la cooperación bilateral en el combate a las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de personas, así como salvar vidas al prevenir y evitar cruces fronterizos peligrosos
3) construir conjuntamente una región fronteriza viable
4) enfocar las políticas de desarrollo hacia las comunidades emisoras y fortalecer la economía mexicana, con el fin de reducir la presión migratoria.

Se llegó a hablar de conseguir, en el mediano y largo plazos, la construcción de una verdadera Comunidad de América del Norte, al estilo de la Unión Europea. El objetivo era, según Fox, conseguir que Canadá y Estados Unidos aceptaran patrocinar políticas de este tipo en beneficio de México con el fin de reducir las disparidades entre los socios norteamericanos. La propuesta fue recibida en Ottawa y Washington con cajas destempladas y pronto se dejó de hablar sobre el TLCAN-plus. Quizá, y en una reflexión a posterior  no fue tan descabellado hablar al mismo tiempo de TLCAN-plus y de acuerdo migratorio integral, pues, entre uno y otro, el segundo era mucho más fácil de digerir. La prioridad de la gestión de Castañeda era conseguir que se firmara el acuerdo migratorio.

SEGUNDO PILAR: LA DIVERSIFICACIÓN CON AMÉRICA LATINA Y EUROPA

El eje de la diversificación política y económica con América Latina y Europa planteado por el gobierno de Vicente Fox en la voz de su canciller Jorge Castañeda. Sexenio a sexenio se ha repetido que uno de los objetivos de la política exterior de México es conseguir la diversificación de sus relaciones políticas, económicas y sociales para tratar de equilibrar la omnipresencia de Estados Unidos en las mismas. Los socios naturales para conseguir este propósito han sido, por un lado, América Latina y, por otro, Europa. Sin embargo, ni siquiera cuando se planteó el objetivo estaban dadas las condiciones para alcanzarlo. Por un lado, América Latina se encontraba -y se encuentra- pasando por una de las peores crisis de su historia. A la crisis en Argentina vino a sumarse la casi total descomposición del Estado colombiano y sobre ambas vino a acomodarse la Venezuela de Chávez y la Bolivia de Evo Morales, casi al borde de la guerra civil. El resto, aunque unos más y otros menos, tampoco atravesaba por su mejor momento. En estas condiciones, pensar que América Latina era opción diversificadora en lo económico o en lo político era forzar la imaginación. No obstante, el gobierno de Fox quiso desempeñar un papel de mediación en Colombia, quizá buscando revivir las viejas glorias de Contadora, pero sin mayor éxito.
Como nunca antes, quedó claro que México es visto como un competidor en el resto de América Latina, sea en términos comerciales como con Chile, sea en términos de liderazgo regional como con Brasil, o sea en términos de conseguir la atención de Estados Unidos como con Centroamérica.
A fin de cuentas, parece que México se hubiera propuesto de una vez por todas cortar sus lazos históricos con América Latina cuando decidió integrarse formalmente con Estados Unidos y eso no le permite diversificarse con esa región. Sin embargo, lo ocurrido en la segunda parte del sexenio fue, todavía peor, cuando los desencuentros con sus contrapartes latinoamericanas hicieron aún más inexplicable la política exterior de Fox.
Por otro lado, la relación con Europa tampoco ha sido vista como una prioridad, ni siquiera porque formaba parte del segundo gran eje de la estrategia de política exterior del nuevo gobierno panista. Quizá se deba a que, aunque sea de manera inconsciente, se sabe que no hay actor que permita sustituir -en muchas ocasiones me parece que la diversificación se interpreta así- una relación que, en términos comerciales, ocupa casi el 90% de la atención de México y en términos políticos me atrevería a decir que otro tanto.
El gobierno de Vicente Fox contaba con una herramienta privilegiada para estrechar sus relaciones con Europa: el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, negociado y firmado durante el gobierno de Ernesto Zedillo. Sin embargo, dicho acuerdo, sobre todo en el apartado de asociación económica, no fue capaz -ni lo será- de generar por sí mismo los vínculos sólidos y estrechísimos que quieren aquellos que ven en Europa una opción de diversificación comercial
Estados Unidos. Con todo y acuerdo, el comercio de México con Europa apenas rebasa el 6% del total. Además, mientras que Europa es para México el segundo socio en importancia, México no se ubica siquiera entre las primeras 15 preocupaciones de los europeos, y menos todavía cuando durante el sexenio de Fox pasó de 15 a 25 estados miembros con su ampliación al este.
Peor aún, la parte importante de ese acuerdo no es la comercial, aunque haya quienes se empeñen en medir el éxito de la política exterior en número de tratados de libre comercio, como si ésta fuera sólo una herramienta de la política comercial. Los pilares de concertación política y cooperación podrían ser mucho más significativos, pero esto nunca consiguió llamar la atención del gobierno de Fox. Cabe recordar que esto estaba claro para los negociadores europeos, y quizá también para los mexicanos, pues el objetivo fundamental de firmar un acuerdo de esta naturaleza era recuperar presencia en México tras la firma del TLCAN. SÍ, se trata de recuperar presencia comercial, pero también de tener presencia política. Europa, si quiere fortalecer su papel en el mundo, necesita vincularse con los principales actores de todas las regiones y, por tanto, en América Latina, México es clave. En una reunión paralela a la cumbre Unión Europea-América Latina celebrada en mayo de 2002 en Madrid, en la que el presidente Vicente Fox, a pesar de estar en Europa para una reunión con la Unión Europea, al referirse a las prioridades de la política exterior de México se limitó a hablar, primero, de querer tener mayor actividad en foros multilaterales y, segundo, de la intención de profundizar la relación con América del Norte. Ni una palabra sobre la estrategia del gobierno con respecto a la Europa de los entonces 15.
En suma, la estrategia de política exterior del gobierno de Vicente Fox con respecto a Europa y a América Latina fue inadecuada y se limitó a repetir una y otra vez que había que diversificar, aunque nunca se dijo cómo ni cuándo ni tampoco por qué medios. Ahora que ha terminado el sexenio, éste fue, sin duda, el pilar más débil de la estrategia de política exterior del primer gobierno de la alternancia.

TERCER PILAR: MÁS PARTICIPACIÓN EN FOROS MULTILATERALES

Consistía en buscar un lugar más importante para México. Se pensaba, y no sin razón, que el principio del siglo XXI sería un momento idóneo para reestructurar la arquitectura internacional en casi todos los temas. A una década de concluida la Guerra Fría se esperaba que por fin se abrieran paso nuevos temas y también nuevos actores en la escena internacional, siempre pensando, claro, en que el mundo tendería a ser un lugar más homogéneo y menos diverso gracias a las poderosísimas fuerzas de la globalización. Ante este escenario, parecía lógico querer posicionar a México lo más cerca posible de los cambios en el escenario y, de haber oportunidad, permitirle ejercer su influencia a fin de que el nuevo arreglo, cualquiera que éste fuera, le resultara benéfico.
Además, en la visión del gobierno de Fox y justo por la forma en que llegó al poder, México era otro, o al menos así se quería creer. Ya no era el Estado autoritario, refugiado en sus principios de política exterior, que quería limitar su interacción con el resto del mundo a lo mínimo indispensable para evitar que se le cuestionara. No, ya no; el México “del cambio” era una democracia vigorosa, dispuesta a tener un papel reconocido en el escenario internacional y a fungir como interlocutor, e incluso mediador, con los demás estados. De esta lectura de la nueva realidad mexicana nacieron iniciativas como la Cumbre de Monterrey sobre el Financiamiento al Desarrollo, en la que México quería desempeñarse como país “bisagra” -por desafortunado que sea el término- entre pobres y ricos, y actitudes como la asumida frente al voto sobre Cuba en la Comisión de Derechos
Humanos de la ONU, que no sólo fue poco clara sino perjudicial al traducirse en mayor tensión y alejamiento diplomático con el régimen de Castro y la generación de desconfianzas entre varios gobiernos latinoamericanos de izquierda.
Pero la punta de lanza de este tercer pilar de política exterior era buscar un asiento como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Quizá obviando el capítulo sobre el Consejo de Seguridad, siempre presente en cualquier manual que busque explicar la labor de la organización internacional y de sus órganos, y en donde se pone de manifiesto que el Consejo se limita a discutir exclusivamente temas que puedan poner en peligro la paz y la seguridad internacionales, la cancillería decidió lanzar una fuerte campaña para conseguir un asiento en el órgano que, quizá se pensó, sería fundamental para estructurar, por fin, el orden de la posguerra fría. Así, por ejemplo, se enviaron embajadores en largas giras diplomáticas a buscar votos en África a cambio de becas y proyectos de irrigación y se dio la pelea en el ámbito de las relaciones exteriores hasta conseguir el tan anhelado asiento.
Los comentarios de importantes diplomáticos mexicanos sobre la necesidad de ser cautelosos y de medir las posibles consecuencias de-ocupar dicho lugar en el Consejo, sobre en relación con Estados Unidos, fueron desoídos. También se prefirió no pensar en cuál podría ser la agenda de ese Consejo de Seguridad en el que tanto se deseaba participar.
Cuando México estaba en plena campaña, obviamente antes del 11 de septiembre de 2001, los temas que podían amenazar la paz y la seguridad internacionales eran los mismos que hoy: el conflicto en Medio Oriente, la proliferación de armas de destrucción masiva, y otros de calibre semejante. En ningún momento se trató de temas que incidieran directamente en el interés nacional de México o que no fueran importantes para su vecino y principal socio comercial, Estados Unidos. Tampoco eran temas en los que México pudiera tener gran influencia, al no ser una gran potencia ni contar con fuerza militar. México, aun en el análisis más optimista, es apenas una potencia regional; jamás será una potencia global y, por tanto, no tiene intereses globales como los que se discuten en el Consejo de Seguridad.
Así las cosas, parecería que el único objetivo de esta estrategia era
“estar”.

Disminución de la Deuda Pública Exterior:

Este es otro logro de la administración del gobierno de Vicente Fox, la Deuda Externa pública neta del gobierno federal pasó de 70,000 millones de dólares en el año 2000 a 49,900 millones de dólares para fines del 2006, es decir hablamos de una importante reducción de la Deuda Externa Pública. Desde 1942 en que se firmaron los acuerdos Suárez-Lamont, la deuda externa subió y subió sexenio tras sexenio, excepto en los dos últimos, el de Ernesto Zedillo y el de Vicente Fox.
El porcentaje de la Deuda Externa Neta con respecto al PIB corriente fue de 5.61% para fines de 2006, el más bajo desde 1958.Tan sólo baste recordar que durante el sexenio populista de López Portillo, representó el 90% del PIB. Por otra parte el valor de las Reservas Internacionales es suficiente para cubrir la totalidad de la Deuda Externa Pública

Incremento de las Reservas Internacionales
Al final de muchos sexenios anteriores, Echeverría 1976, López Portillo 1982 y Salinas 1994, las arcas nacionales quedaron en la ruina y prácticamente vacías. Al final de este sexenio y por el contrario de los mencionados, las Reservas Internacionales se mantuvieron en un nivel de 67,600 millones de dólares, las más altas de la historia del Banco de México para un fin de sexenio, aun haciendo los ajustes por inflación del dólar .El ascenso de las Reservas entre 2000 y 2006 fue de más de 90.19%, o sea un promedio anual de crecimiento del 11.31%.

MERCOSUR 

En noviembre de 2005, Fox criticó junto con Alejandro Toledo de Perú a miembros del Mercosur (Argentina, Paraguay y Uruguay), que junto con Venezuela no están de acuerdo en crear el ALCA. El sentimiento en los países mencionados es que hay aspectos que no les benefician (particularmente los subsidios agrícolas en Estados Unidos). Esto ocasionó un enfrentamiento. La defensa categórica del ALCA hecha por Fox durante la cumbre también sorprendió a muchos analistas políticos mexicanos y de Latinoamérica debido a que el ALCA no figura entre las prioridades de la política exterior mexicana, pues México ya tiene un amplio TLC con los Estados Unidos. Las retórica de Vicente Fox, en esta cumbre generó un intercambio de declaraciones amargas por parte del gobierno de Argentina, quién se quejó de que Vicente Fox había asumido posturas intervencionistas cuando criticó a su presidente Néstor Kirchner, de hacer demasiado caso a la opinión pública argentina.

El alejamiento de México con América Latina también se ha puesto en evidencia tras diversos desencuentros con otros países de la región, coincidentemente todos con gobiernos de tendencia de izquierda; pero elegidos democráticamente en las urnas, como es el caso de Brasil, con quién se tenía firmado un acuerdo de amistad y cooperación que incluía la dispensa reciproca de visas. El acuerdo fue roto unilateralmente, por el gobierno de Vicente Fox en el 2005 y se pasó a exigir visas a ciudadanos de este país y de Ecuador.Finalmente, Vicente Fox hizo referencia a Bolivia de manera despectiva al comentar el estado de los intercambios comerciales de gas natural con la nación que, recientemente, había elegido a Evo Morales como su presidente, declarando “que se coman su gas”. Contrario a la costumbre que impone la importancia de México en la región, Vicente Fox no acudió, pese a estar invitado, a la toma de posesión de los gobiernos recientemente electos en Uruguay, Bolivia y Chile. En el caso de Bolivia, Fox dijo que no iba debido a un compromiso anterior.

ECONOMÍA Y SOCIEDAD


APOYO A LOS ANCIANOS:

Vale la pena destacar también, las acciones tomadas a finales del 2005, cuando el presidente Fox declaró y puso en marcha un plan de ayuda económica a personas ancianas de escasos recursos que se implementará en marzo de 2006, así como la de aumentar la capacidad de asistencia en los servicios de salud a personas sin seguridad social, introduciendo el llamado Seguro Popular. Una medida que sin duda ha beneficiado a millones de mexicanos.
Construcción record de Vivienda Popular:
El gobierno de Vicente Fox calcula que al final del sexenio se habrán otorgado un total de 3 millones de créditos para la construcción de vivienda popular, lo cual representa una cifra record. Tan sólo en el año 2004 se otorgaron un total de 575,000 créditos, de los cuales 325,000 fueron del ISSSTE. Una de las transformaciones radicales, ha sido la forma en que las familias tienen acceso a los créditos, sin tantos trámites e intervencionismo de terceros.

Transparencia y Acceso a la Información

El Instituto Federal de Transparencia y Acceso a la Información, es una de las más importantes aportaciones del gobierno del presidente Fox, mediante el cual se establecen y garantizan los procedimientos para que más de 256 dependencias y entidades de gobierno federal, tengan la obligación de atender las solicitudes ciudadanas de información y además mantenerla actualizada y completa en los portales de internet de cada una de ellas. Este es otro de los grandes avances de la democracia mexicana. Tan solo baste recordar de que manera se ocultaba la información económica, al grado de que un dato como las Reservas Internacionales del Banco de México, solamente podíamos conocerlo de manera indirecta 3 veces al año, en el Informe Presidencial, en la Convención Bancaria y en el Informe Anual de Banxico. Hoy es posible consultarlo a cualquier hora y con actualizaciones mensuales.

Libre flotación del Tipo de Cambio Peso/Dólar:

Este es otro gran logro sexenal, pero a la vez histórico. Puedo afirmar que es la primera vez que el tipo de cambio se mantiene en libre flotación durante todo un sexenio, aún retrocediendo hasta 1935 en que iniciaron los períodos sexenales, pues incluso en los sexenios de López Mateos, Díaz Ordaz y Ávila Camacho que mantuvieron el tipo de cambio fijo y sin cambio en todo su sexenio, el control de la paridad se fijaba como premisa sexenal.
Hace años cuando mi hermana que vive en Londres, me decía que iba a esperar a que bajara la libra esterlina para cambiar sus dólares, asombrado le preguntaba ¿bajar la libra? No lo podía creer, cuando aquí desde que nací, nunca pude ver que el tipo de cambio peso dólar se ajustara a la baja. ¡Una vez que subía… jamás bajaría!
Pues eso es lo que hoy sucede en México… el tipo de cambio se ajusta a la alza y a la baja ¡y a nadie le importa! ¿Cual es la razón fundamental? que la inflación está controlada.
Empleo
Fox prometió en su campaña que proporcionaría a cada mexicano la oportunidad de un trabajo en México. En la práctica, se asegura que Fox ha dependido en gran parte de una política de migración hacia los Estados Unidos como manera de proporcionar los medios de subsistencia a los obreros mexicanos. Esta opinión está basada en el porcentaje que las remesas tienen respecto al producto interno bruto, lo que no se ha comentado es que anteriormente no se contaba con los medios que hoy se tienen para calcular esas remesas. La política de migración se ha convertido en pieza principal de las relaciones con los Estados Unidos y la prioridad del gobierno de México. Fox es un promotor entusiasta de una política de fronteras abiertas que permita el libre tránsito de personas entre los dos países. Su más reciente solicitud al gobierno de los Estados Unidos fue la de crear un Plan de Trabajadores Huéspedes que según Fox proporcionaría una mayor seguridad a los EUA.

EDUCACIÓN

La Reforma Educativa de Secundaria, uno de sus objetivos fue el reducir materias de 13 a 9, puede que sea más práctica y que los prepare para enfrentarse al mundo, a ser más competitivos, pero ¿Dónde queda la cultura?, y de ahí quitar los libros de ciencias, como va a ser posible que los alumnos que se quieren llegar a formar parte de los intelectuales científicos no tengan una base, una referencia, una idea, un fundamento sobre lo que implica la ciencia, es cierto que agrego nuevas materias y está bien, pero no puede cambiar las cosas nada mas por que se ocurrió que es una buena idea. Lo “bueno” fue que implantara el programa de tutorías u orientación educativa, por muy ridículo que parezca es muy importante para el estudiante y más a esa edad. Su fin facilitarle la educación a los alumnos, según para que la deserción se reduzca.
Programa de Oportunidades, gran apoyo económico para las familias que realmente lo necesitan, donde los hijos no tiene los recursos necesarios para seguir estudiando, causa principal por lo que alumnos dejan la escuela, lamentablemente personas que no lo necesitan luego reciben mas de este programa en vez de la persona que se quita en pan de la boca para que sus hijos sobrevivan, no vivan.

Escuelas de Calidad, apoyar a las escuelas a que crezcan y eleven su calidad educativa, pero que creen, el dinero con lo que apoyaba el Banco Mundial y el gobierno Federal, pues en algunos lugares si se aprovechaba pero en otros de plano, parecía que se los había chupado el diablo, también se pretendía que los padres de familias participaran la aportación de ideas para mejorar la escuela beneficiaria y con ello la educación de sus hijos, o la otra puerta entrega de computadoras lo único que tenias que tener era el espacio, la energía, el dinero, y profesores preparado, ahora imagínense que pasaba en las zonas rurales.
Programa Nacional de Becas (PRONABES) o la idea de aumentar el gasto educativo a más de 8 por ciento no funcionaron de forma efectiva.

Fox anunció al inicio de su gestión que “el sistema educativo nacional debe ser la base y el complemento primordial para una transformación de la realidad…me comprometo a hacer de la educación la tarea central, más estratégica y más importante de mi gobierno”
Otras propuestas de Fox planteaban expectativas atractivas por ejemplo: elevar la escolaridad promedio de los mexicanos a 10 años, equipar o superar la calidad educativa a la de cualquier otro país, descentralizar eficazmente la educación, organizar un sistema nacional de competencias laborales y modificar los libros de texto.
Respecto a su relación con Elba Esther Gordillo líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Fox firmó el Compromiso Social por la Calidad de la Educación que pretendía promover el concurso para nombrar supervisores e inspectores de educación básica y crear consejos de participación social que de forma gradual se han elevado en los planteles educativos.

 

Anuncios